La importancia del proyecto BEVIN

Uno de los fenómenos que están en auge en el panorama europeo son las directrices  para la validación del aprendizaje informal y no formal. La diferencia entre el aprendizaje formal e informal es clara, en la primera, los resultados obtenidos se pueden encontrar en el marco nacional de cualificaciones, en cambio, según la OCDE, el aprendizaje informal implica actividades educativas conscientes y organizadas, realizadas fuera del sistema de la educación formal, que permiten al grupo específico de participantes el logro de los objetivos educativos establecidos. Por otra parte, según Eurostat, la educación no formal puede tener lugar tanto en las instituciones educativas como más allá, refiriéndose a personas de diferentes grupos de edad. Dependiendo del contexto nacional puede cubrir:

  • Los programas educativos en contra del analfabetismo en el sector adulto,
  • La educación básica de los niños que no asisten a las escuelas,
  • El desarrollo de habilidades para la vida,
  • El desarrollo de competencias profesionales,
  • El desarrollo de habilidades culturales, incluido el decoro.

La verificación de los efectos de este tipo de aprendizaje es concebida como parte de la educación, formación y empleo, aunque todavía no está muy claro. El primer principio europeo sobre la validación del aprendizaje informal y no formal pone al individuo (estudiante) en el centro de este proceso. Esto demuestra que el proceso de consecución de conocimientos, habilidades y competencias por parte del alumno se lleva a cabo de una forma voluntaria y los resultados de la validación se perciben como activos personales del alumno.

Por desgracia, a menudo sucede que los adultos que quieren formalizar sus competencias  adquiridas en la educación no formal o informal, teniéndolas ya validadas, abandonan el proceso y no terminan su confirmación debido a la falta de herramientas y a los varios obstáculos que les aparecen en el proceso. La base de dicho problema es que las herramientas existentes son difíciles de implementar. Además, estas herramientas no garantizan el reconocimiento de los resultados de la educación informal y no formal.

Desde un punto de vista diferente, BEVIN (Base de datos de oportunidades efectivas en el campo de la validación del aprendizaje no formal e informal) tiene como objetivo ayudar a los adultos en la educación no formal o informal, estando también alineado con una de las principales prioridades en la educación para adultos – informar sobre la disponibilidad de los servicios de educación para adultos – lo que significa dar información sobre el tema de la validación del aprendizaje informal y no formal , la carrera y la educación.

Esto se logrará mediante la creación de una base de datos que contenga herramientas eficaces para la validación del aprendizaje informal y no formal. Esta base de datos llenará el vacío existente que por el momento solo se ha analizado y pretende dar acceso a la información sobre la validación del aprendizaje informal y no formal. La creación de un repositorio de herramientas eficaces para la validación del aprendizaje informal y no formal se llenará  el vacío en el sistema educativo. La base de datos complementará las deficiencias en el campo de la internacionalización de la educación junto con el uso de la educación a distancia, así como el apoyo y el desarrollo de formas flexibles de aprendizaje en línea.

La educación no formal a través de medidas prácticas complementa la educación formal y prevé una herramienta eficaz para la creación de la sociedad basada en el conocimiento. Este modelo educativo está en la etapa inicial de desarrollo y su influencia en los resultados educativos aún no se aprecia. La educación no formal es una posible orientación para el desarrollo futuro. Ahi esta la necesidad de la unanimidad y la consistencia en el ámbito de las acciones educativas adoptadas para mejorar la calidad y la eficacia del aprendizaje.